Ajoblanco

El ajoblanco (escrito también a veces como ajo blanco) es una sopa fría, popular de la cocina andaluza y extremeña. Se compone de  pan, almendras molidas, ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre. Podríamos decir que es una especie de Gazpacho en el que as verduras son sustituidas por el fruto seco.

Dándole la densidad adecuada, se puede convertir en una interesante salsa para acompañar tapas.

Lomo rebozado

Lomo rebozado

Pequeños tacos de lomo adobado de cerdo, rebozados en pan rallado.

El lomo es la parte de la carne del cerdo que está junto al espinazo y bajo las costillas. En España y algunos países de latino america, es frecuente prepararlo en adobo que consiste en la inmersión de la carne en un caldo (generalmente preparado con pimentón, orégano, sal, ajo y vinagre). Esta técnica, es una costumbre ancestral que tenía como objetivo matar gérmenes u ocultar cualquier posible deficiencia de la carne cuando ésta se empezaba a estropear o “verdear”.

Olvidando este pequeño detalle difundido por las malas lenguas de aquellos que tienen más escrúpulos que hambre, el lomo adobado es un producto exquisito, genial para acompañar unos huevos fritos, tomarlo en bocadillo o, en este caso, rebozado en pequeños taquitos. Está delicioso.

Reditado en julio de 2015 
Samosa de cebolla caramelizada

Samosa de cebolla caramelizada

La samosa es una especie de empanadilla de forma triangular, típica de la cocina de India, Pakistán y Tíbet. Su envoltura exterior se realiza con pasta “brie” o similares masas de harina y en la cocina oriental se suele rellenar de vegetales cocidos y aderezados con especias. Aunque generalmente las samosas se sirven con aliños o salsas, en este caso va en seco, ya que el jugo lo contiene su interior. La cebolla caramelizada le da un sabor dulce y especial. Sin duda, es una tapa curiosa que merece la pena probar. Leer más

Paella

Paella

“Plato de arroz seco, con carne, pescado, mariscos, legumbres, etc., característico de la región valenciana, en España.” Así la define la RAE.

La verdad es que la paella es otro de estos TOP 5 estereotipia de la imagen española. Es probable los japoneses imaginen nuestros hogares a la hora de comer con una señora con el traje de gitana, sirviendo paella a un tipo vestido de torero que se está “jartando” de sangría.

Bromas a parte, la paella es uno de los platos españoles más tradicionales y no siempre es fácil encontrar una buena en los bares de tapas. En cada provincia, en cada zona, tienen su propio estilo de preparar el arroz, ya sea con carne, verduras o frutos del mar. Sea como sea, nunca falta el arroz. Y es ahí donde está la clave de la buena paella. Un buen arroz, jugoso y sabroso, pero que no se pase y se convierta en una plasta.

En Ávila puedes tomar una paella muy decente en algunos establecimientos, cómo por ejemplo: